8/4/18

Conciertos de «Dawnlight» + «Monasthyr» + «Arenia»

El sábado 31 de marzo, cerrando el mes, pudimos disfrutar en Salamanca en La Nave Bunker de tres conciertos de power metal.



El asalto lo comenzaron desde Valladolid los chicos de «Dawnlight» power metal con toques épicos, de guitarras rápidas y voces altas para llevarnos a mundos de guerra y héroes. Con un sonido muy clásico, pero esto no es negativo, nos lanzaron los temas de su último disco «Eternity». el quinteto incluye una teclista que da ese aire guerrero a los temas, sin olvidar los riffs de las guitarras y los solos afilados de ambos guitarristas. Con una batería machacona y fuerte para dar unas melodías junto al bajo que harán las delicias de los amantes del género.


FOTOS DAWNLIGHT





Los segundos venían desde Las Asturias y se estrenaban fuera de casa, «Monasthyr» marco la diferencia de la noche, con un toque más heavy al sonido. Los cinco del norte hacían una música con ese sabor ochentero y que ha sabido aguantar el paso de los años, un heavy de manual, bien trabajado y con letras oscuras. Destilaban energía por cada poro y eso se notaba en la puesta en escena, completamente alocada y sin parar. Las guitarras lanzaban las frases a una velocidad pasmosa mientras la batería aporreaba nuestras cabezas con su brutal bombo y la voz, alta, nos cantaba en castellano. El bajo cerraba el cirulo del mal y la puerta del «Templo del Terror» para que los riffacos se quedaran dentro con esos cambios tan cuadrados y que nos ponían movernos a todos.


FOTOS MONASTHYR





Los terceros y encargados de cerrar la noche fueron «Arenia» venidos también del norte del país. Los de Gijón salieron directo a dar caña y aponer la guinda del pastel. Power metal, pero con un toque más oscuro a lo habitual en el estilo. Sin olvidar esa epicidad, o como dicen ellos ese toque mítico que se ve en sus composiciones. Punteos muy currados, que entran en los temas para marcar cambios de ritmos en las historias que nos cuentan. El quinteto sonó genial con momentos muy buenos, y en parte era por el toque de los teclados, que estando en un segundo plano sonaba como un eco y redondeaba el sonido general, por supuesto el resto del grupo hacia lo suyo de forma correcta, muy en la línea de este estilo, pero un toque personal muy decente.

(No hay vídeo de «Arenia» porque me quedé sin batería mientras lo grababa, una pena. Lo siento mucho por la banda.)

FOTOS ARENIA



Una noche genial para mover nuestras melenas al son de letras de leyenda con tres grandes bandas.