23/11/17

Reseña - «La senda de Ahk-Nabul»

Título: La senda de Ahk-nabul
Editorial: Autoeditado
Año: 2017
Género: Novela negra de aventuras y terror
Autor: Alex Guardiola y David Prieto
Ilustraciones:
Páginas: 259
Precio: 14€
Conseguido: Adquirido al autor









PRESENTACIÓN:
Nos encontramos ante el nuevo libro del escritor zamorano Alex Guardiola, de quien pude leer hace tiempo su novela «Calles de Chatarra». El autor no se aleja mucho de su estilo de novela policiaca con tintes de fantástico. En esta ocasión veremos diversos espacios, desde el urbanismo americano a las selvas del amazonas y el interior de pirámides. Viviremos aventuras en cada uno de ellos, desde la búsqueda de elementos y misterios hasta las muertes más atroces y brutales, todo ello con un final que se va desvelando poco a poco y que llama al más grande de los terrores que jamás ha creado el hombre.
No quiero desmerecer al otro autor, pero por desgracia no he leído nada suyo para comparar o ver su estilo, así que aunque me refiera siempre a Alex o al «autor» será englobando a los dos.

OPINIÓN:
Nada más coger el libro vemos que se trata de una historia con tres partes bien definidas. Cada una de ellas lleva un pequeña línea distinta y un espació físico muy claro. Comenzamos las andanzas de nuestro protagonista, un típico detective yanqui de los años 20 con problemas de alcohol y mujeres, con experiencia de combate en la Gran Guerra, y con este toque americano de saber todo con un solo vistazo. Empezamos en Nueva York, donde se nos presenta el hilo principal y lo que hará que todo comience y guie la historia. El investigador debe encontrar al culpable de un asesinato. Esto es algo normal en este género, pero ¿qué pasaría si antes de todo esto la introducción nos presenta el nacimiento de un Dios Oscuro? Que en Egipto unos años antes alguien prepare lo que está por venir y acontecer. Entonces la sorpresa será máxima al ver como esas historias se van entrelazando y descubriéndose una a otra. Todo lo que parecía normal y simple para Jack Corrigan se irá tambaleando y destruyendo al ver como los muertos se levantan de su tumba, como el resto de su troupe, arqueólogos y gente más lista que él, mueren o le esconden secretos. En esta primera parte, las mas cercana al género negro tendremos una triada perfecta, con algún momento de amoríos incluso. Para no desvelar nada de la trama evitaré dar más nombre que el del propio protagonista. Los tres comenzarán a seguir pistas, a cada cual más rara para intentar, unos, demostrar que su amigo fue asesinado y el otro, Jack, que fue muerte natural y que lo único que le une al caso es la mujer que le contrato. Aquí veremos espacio cerrados, hoteles, casas, mansiones... Los últimos capítulos, y que me perdonen la gilipollez, será muy cercana al «Resident Evil», el primero, el de la mansión. Ya que veremos como el grupo tendrá que rebuscar entre los objetos personales y descubrir los secretos que esconde la casa del difunto. Entre simbología extraña algo hará que los muertos salgan de su tumba, pero en este caso serán llamados «redivivos» escapando de la palabra que estáis pensando. Durante los seis capítulos de esta primera parte se irán dando flashbacks, y cortes a la historia que nos guía para que vayamos conociendo más al protagonista y lo que pasa con los encargados de transportar el «Ahk-Nabul» desde Egipto. Esto es algo que pude ver en el libro anterior de Alex, ese juego con los momentos y los cortes, como si fueran un fundido a negro y un descanso de la trama que nos lleva de la mano, para decirnos; «¡eh! Qué están pasando más cosas y no os enteráis.» Esto que lo veremos y leeremos a lo largo de todo el libro tendrá sus momentos buenos y sus momentos malos, a veces desearás seguir conociendo que pasa y te meterán un corte, pequeño o grande según, para que descubras algo necesario para la historia. Puede que de estos momentos lo más interesantes, y menos explotados a mi parecer, son los del pasado de Jack en la guerra, ya que son muy interesantes y a veces no dejan de ser puros anecdóticos y parecen metidos con calzador, como descanso para el lector. Esta parte termina muy arriba, con bastante sangre y una muerte atroz y hermosa al mismo tiempo, dando un punto de inflexión a la novela y dándonos a entender que nadie está a salvo en este mundo.

La segunda parte es con la que comenzamos el viaje, saliendo de la Gran Manzana para dar con nuestros huesos, nunca mejor dicho, en México. Aquí el grupo crece y se va viendo como el caso que parecía sencillo se complica y hay mucha gente que apoya la teoría del asesinato. La historia continua narrando los avances de los dos encargados del transporte de la piedra. Esta parte tiene más acción que la anterior, con diversos ataques a campamentos y un final explosivo dentro de una mansión, en la que veremos la máxima crueldad del libro, y como los «redivivos» son seres con ansias de matar, ya que ni siquiera se alimentan de quien asesinan. En estos seis capítulos, curioso que todas las partes tenga seis capítulos, veremos la bajada al abismo de Jack con ayuda del alcohol y su redención hacia el final, intentando esconder o dejar de oír un gran sentimiento de culpa.

Terminamos la novela en Brasil, donde se esclarecen todos los hechos en la selva y dentro de una extraña pirámide. Aquí tendremos asaltos no solo de los enemigos de siempre, si no que entran en juego tribus aborígenes y situaciones de sacrificio, dando un vuelta de tuerca y de sufrimiento a los protagonistas. Volveremos a tener situaciones cruentas y salvajes con muertes agobiantes, en especial hay una que llega a helar la sangre, no quiero contarla pero la situación es brutal además de tener esa estética necesaria en toda muerte para alcanzar la belleza que se espera de la situación.

El final del libro es una explosión tremenda que se nos va preparando desde el comienzo más o menos de la tercera parte, marcando que todo esto tiene un fin más allá del previsto o del que pensábamos y todo empezará a colmarse de locura y desesperanza para los protagonistas que van quedando con vida.

Si tengo que hablar del estilo de escritura, que es una parte muy interesante, decir que es muy rápido de leer, muy cercano al pulp, pero con un estilo trabajado y cuidado, no llega a ser un lenguaje pedante pero si elegante. Tiene bastante ritmo, con algún capitulo más lento o que se nos olvidará al poco de leerlo, pero la historia principal es directa, sin adornos ni ramificaciones que no van a ningún lado, salvo los ya mencionados flashbacks de Jack Corrigan, que dejan de aparecer de golpe, pero que llenan el lore de la novela. El tema de los cortes de la trama para intercambiar historias es algo que si no estás acostumbrado puede llegar a costar, yo jugaba con ventaja al conocer a Alex y esperarme algo así. Una cosa que al principio no me gustó fue el cambio del urbanismo a los parajes selváticos, por mi gusto por las ciudades negras llenas de crímenes y pensaba que la historia se desarrollaría mucho más en ella. Pero el cambio es para mejor, la verdad, con esa idea de aventuras propias de esas historias de canibalismo y búsqueda de elementos misteriosos y antiguos que portan maldiciones.

Los personajes están bien construidos y se ve su evolución dentro de la novela, no son seres planos y típicos, algunos pasarán un poco sin pena ni gloria pero al final destacarán por algo, incluso su muerte.

CONCLUSIÓN:
Para cerrar; nos encontramos ante una muy buena novela, con una historia muy interesante y bien construida. Especial puntualización para los amantes de lo egipcio o lo maya, ya que la investigación está bastante bien, veremos templos, pirámides, costumbres, ropas, armas... Que nos ayudarán a meternos aún más en ella. El toque Lovecraft se ve en todas las páginas, esa oscuridad latente, ese «algo» que pulula y flota en el aire y que nos dice que el horror está por llegar y destruir la moral de cada personaje. La idea de dividirla en tres partes, de prologo, seis capítulos y epilogo, le da un diseño muy curioso que facilita su lectura y nos explicará los sentimientos y emociones de quienes acompañamos en este gran viaje.
Lo recomiendo casi para cualquier tipo de lector, puede que ayude conocer un poco el mundo del de Providence, pero no será necesario para disfrutarla al cien por cien.
Ojala hagan una serie sobre, los autores, sobre Jack y sus peripecias de detective...

ENTREVISTA

1 - ¿Qué es para vosotros este libro, «La Senda de Ahk-Nabul»?
Álex: Pues es una historia a la que le tenemos mucho cariño, porque se trata de la novelización de una campaña que escribimos con quince y dieciséis años para el juego de rol de “La llamada de Cthulhu” y bebe de nuestras referencias de cuando éramos adolescentes, tanto las historias de Lovecraft como las pelis de aventuras de la época: “Los Goonies” o las de Indiana Jones.

David: Sí, fue un proyecto que comenzamos hace un cuarto de siglo como campaña. Acabábamos de terminar “Las máscaras de Nyarlathotep” y, no contentos con escribir una aventura sencilla, nos liamos la manta a la cabeza y entre los cuatro que formábamos el grupo habitual de jugadores escribimos una campaña entera. Se puede decir que es una historia que llevamos desarrollando más de media vida.

2 - ¿Cómo surge este proyecto y la colaboración?
Alex: el proyecto lo tenía en la cabeza hacía mucho tiempo y la verdad es que no me hubiera gustado tanto escribirlo si no hubiera sido con David, que hemos hecho un montón de cosas juntos y ya nos conocemos bastante cómo trabajamos. Fue en una Hispacon, creo que en la de Burjassot de 2011, cuando se lo propongo a David y empezamos a proyectar cómo íbamos a hacerlo: escenarios, personajes que teníamos que conservar del módulo de aventuras y cuáles no, qué partes se quedaban igual o cuáles cambiábamos. Creamos unos cuantos nuevos y nos cargamos o refundimos alguna parte que en la versión de novela no terminaba de cuajar. Y sobre todo la forma de trabajo, porque nos pilló a los dos viviendo en ciudades distintas y necesitábamos una herramienta que nos permitiera escribir a los dos en tiempo real y corregir sobre lo que el otro iba haciendo. Nos fuimos apañando con unos pads virtuales antes de que surgiera Google docs.

La colaboración es algo natural, somos el primero que lee lo que escribe el otro y, la verdad, es que cada uno es duro a su manera como lector cero, somos muy críticos entre nosotros, con total confianza además.

El libro ha tenido varias fases, una en la que queríamos sacar cada parte como un bolsilibro. Otra, ya terminado por completo en 2013, en la que vemos que puede resultar más viable publicarlo como una novela entera y que incluso estuvo en valoración en una importante editorial de género. Y una última, a principios de este año, en la que nos da igual todo y preferimos publicarlo por nuestra cuenta en Amazon, sin preocuparnos de nada más que nos guste a nosotros el resultado final.

David: Es cierto, llevábamos mucho tiempo pensando en hacerlo y al final coincidió un momento en el que no teníamos proyectos a corto plazo ninguno de los dos y pudimos arreglárnoslas para encajarlo. Encontrarnos con la existencia de los pads fue una suerte y gracias a ellos pudimos agilizar mucho la escritura. Aunque pocas veces solíamos encontrarnos en ellos había días en los que escribíamos los dos a la vez, uno avanzando en la trama y el otro justo detrás, corrigiendo y añadiendo detalles al mismo tiempo. Era muy curioso ver cómo crecía el texto a cuatro manos, la verdad.

Como comenta Alex, al comienzo quisimos sacarlo como tres bolsilibros, imitando el formato pequeño y la maquetación. Hicimos incluso portadas tomando como base las de antiguas revistas pulp y alguna que otra impresión de prueba. Después lo unificamos en una novela en tres partes con vistas a facilitar la publicación y así fue como quedó finalmente.

3 - ¿De dónde sale la idea de juntar las dos civilizaciones, mayas y egipcios, y redondear con Cthulhu?
Alex: En realidad, siempre se ha hablado, incluso tenemos pruebas de que los egipcios alcanzaron las costas americanas en alguna especie de expedición de largo alcance. Tenía sentido que contactaran con las civilizaciones precolombinas existentes. Y nuestros teotihuacanos son muy anteriores a mayas y aztecas, de hecho, ese es uno de los encantos de Teotihuacán, que esa ciudadela es lo único que nos queda de un pueblo desaparecido anterior a los primeros mexicanos, los mexicas.

David: Sí, ya entonces existía mucha literatura relacionando Egipto con las culturas prehispánicas, sobre todo por la existencia de pirámides a ambos lados del Atlántico. Hay también textos jeroglíficos que hablan de un viaje a una tierra exótica llamada Punt que hay quien pretende situar en Sudamérica. Tiramos de eso, nos documentamos como bien pudimos (no había recursos en Internet, así que nos fuimos a la biblioteca pública y nos hinchamos a hacer tiradas de Buscar Libros) y después tuvimos que rellenar los huecos.

En la reescritura para la novelización tuvimos que cambiar una buena cantidad de detalles que se habían quedado desfasados o eran directamente incorrectos. Después de tanto tiempo hubo que repetir la documentación y ampliarla. Mucho.

4 – Planes de futuro
Alex: Pues ahora mismo no estoy escribiendo nada de largo recorrido. Tengo una novela empezada que no sé si terminaré o no. Y relatos que voy escribiendo o reescribiendo según me viene la motivación. Casi todos de terror, curiosamente. Uno de ellos está pendiente de publicarse en una antología de género dentro de poco. También cuento con un par de historias en el cajón que llevo moviendo tiempo, sin resultado y que creo que pueden sorprender a mis lectores habituales, porque precisamente no son de género fantástico. Además, existe una segunda parte de “La Senda de Ahk-Nabul” pendiente de revisar y de corregir, pero de eso que cuente más David que es quien ha realizado el trabajo duro en esta ocasión.

David: En estos momentos estoy terminando una novela Weird West que espero esté lista para revisión a comienzos de año y a la espera de que podamos retomar la corrección de la continuación de “La Senda de Ahk-Nabul”, que por diferentes motivos se ha ido retrasando. Estoy también esperando respuesta de varias editoriales y trabajando en un proyecto de cómic para el que me he quedado (una vez más) sin dibujante y que parece estar maldito. Pero todavía no me he rendido.

BIOGRAFÍAS 

Alex Guardiola 

Licenciado en Filología Inglesa y Máster en Profesor de Secundaria. Ha publicado relatos en varios e-zines y antologías como: Aurora Bitzine, Tierra de Leyendas V, ¡Jodido Lunes! Antología del Rechazo, Mitologías Urbanas, Monstruos de la Razón, en la antología benéfica Ilusionaria, en las tres entregas de (Per)Versiones, en Calabacines en el ático: Freakshow, en Kalpa III, relatos satánicos de Castilla y León. 

Ha publicado las novelas: Sombras de una Vieja Raza, fue finalista en el III Premio Minotauro de Ciencia Ficción y Literatura Fantástica (2006) y editada por Grupo AJEC en 2009; de publicación más reciente es Calles de Chatarra (2013) una historia que fusiona fantasía y género policíaco, publicada en la editorial Palabras de Agua.









David Prieto 

Se licenció en Medicina y es autor de varios relatos y novelas de fantasía. En el año 2007 fue finalista del IV Concurso Melocotón Mecánico con "Highwayman" y obtuvo una mención honrosa en el II Concurso Coyllur con "El señor de la guerra". 

Ha publicado las novelas: Urnas de Jade: Leyendas, Grupo AJEC, 2007; Urnas de Jade: Mentiras, Grupo AJEC, 2009; Urnas de Jade: Profecías, Grupo AJEC, 2010; Ficks, entre la pluma y la espada, Ficción Books, 2011; Mirando a las estrellas (bajo el pseudónimo de A. F. Black), Grupo AJEC, 2011. En Tierra de Nadie, Palabras de Agua, 2014.